“Actualmente, la gente sabe lo que busca y qué música le interesa, por eso quiere una expresión que se identifique con el momento actual. El rock y el blues expresan la libertad que busca el público que asiste a los recitales; la música que hacemos nosotros no tiene nada que ver con los negocios, ni con la política; el rock es una expresión musical que no tiene nada que ver con el resto de las cosas”. (Pappo, Revista Pelo 1977)

· Aeroblus (Revista Pelo, 5 de Junio, 1977)
· ¿Que movimiento de Rock?
Pappo. Revista Pelo (Noviembre, 1977)

· Entrevista Revista Mordisco (Marzo, 1977)
· Historias del Rock de Acá (Ezequiel Abalos, Editorial AC., 1995)
· Tributo a Aeroblus (Suplemento Si!, Mayo 2010)
· Crónica Tributo Aeroblus 2010 (33RPM Magazine Nro. 9, Junio 2010)
· Mantener el Rock (Recorplay)
· Aeroblus encontró la luz (26noticias.com.ar)


Revista Pelo
(Junio 1977)

Aeroblus, integrado por Junior (batería), Pappo (guitarra) y Alejandro Medina (bajo), concluyó de grabar su primer long play. Este trabajo discográfico contendrá nueve temas: algunos de ellos son: "Arboles difusores", "La divina", "Estoy completamente nervioso", "Aire en movimiento", "Buen tiempo" y "Te vi en la niebla".

El disco será presentado durante el mes de julio en el teatro Coliseo y, a los pocos días en Brasil; además, no se descarta la posibilidad de que el grupo viaje a Inglaterra, lugar donde incorporará al vocalista Rob, del grupo Stalder.

El mismo Pappo se encargó de resumir la intención musical de Aeroblus, de la siguiente manera: "Actualmente, la gente sabe lo que busca y qué música le interesa, por eso quiere una expresión que se identifique con el momento actual. El rock y el blues expresan la libertad que busca el público que asiste a los recitales; la música que hacemos nosotros no tiene nada que ver con los negocios, ni con la política; el rock es una expresión musical que no tiene nada que ver con el resto de las cosas."

Revista Pelo
(Noviembre 1977, J. Cofreces)

Pelo: ¿Cómo definirías al Pappo de 1977?
Pappo: ¡Qué sé yo! Me pusiste en un aprieto. No sé.

Pelo: ¿Qué diferencias existen entre el Pappo de 1970 y el de este año?
Pappo: Ahora me dedico más a la música que antes, ahora toco cuatro horas por día. Bueno, en realidad son cuatro horas día por medio. Además, toco con el conjunto dos semanas antes de cada actuación: de ese modo, cuando tocamos, venimos embalados y no estamos cansados de tocar siempre los mismos temas. Antes, a nivel conjunto o a nivel musical, encaraba la cosa de la misma manera que ahora. A nivel tocar, sólo lo hacía cuando había alguna presentación.

Pelo: ¿Qué fue lo que te llevó a encontrar esta nueva dinámica?
Pappo: Estar tres años en Inglaterra. A todos los músicos argentinos les haría muy bien ir a tocar a Inglaterra. Estando allá uno vive mucho mas intensamente el movimiento de rock, porque es un 90% de rock y un 10% de burguesía. Aquí no existe el movimiento de rock; creo que los músicos no progresan. Porque el país es depresivo, la gente se viste de gris y el sistema de conexión de persona a persona todavía no fue descubierto. El sistema de conexión que usan las personas en este sector del planeta no me gusta, me gusta mucho mas el que usan en Inglaterra."

Pelo: ¿Vos trataste de implantar el rock and roll en Argentina?
Pappo: No, implantarlo no; lo que pasó es que me manijearon mucho, entonces me gustó mucho el rock. Antes era un tipo como cualquier otro, hasta que me di cuenta, por ciertas amistades, de que el rock and roll rompe todo.

Pelo: ¿Cuándo te diste cuenta de que en Argentina no había un movimiento de rock?
Pappo: Yo siempre me di cuenta; lo que pasa es que anteriormente me lo imaginaba para vivir un poco más contento. Eso pasó hasta que viajé a Inglaterra. Ahora que conozco lo de allá no puedo imaginármelo más. El movimiento que hay aquí es imaginativo, de acuerdo con mi experiencia.

Pelo: No hay cierto desprecio por parte de los bluseros, hacia los músicos que encaran al rock saliendo de los tres tonos?
Pappo: Es inútil luchar por una causa tan inferior a lo que es el cosmos."

Pelo: Porqué el blues y el rock cuadrado suelen engendrar violencia?
Pappo: Yo opino que es calentura. La gente quiere saltar y correr y por ahí uno le pega un bife a otro sin darse cuenta y se agarran a trompadas. El blues no propone violencia, el blues propone sentimiento, tristeza, fuerza espiritual y verdad, sobre todo verdad."

Pelo: ¿Qué pensás de los guitarristas "vedette"?
"Yo no soy un guitarrista "vedette", lo que pasa es que hice mi propio grupo que se llama Pappo´s Blues y yo me llamo Pappo y hago todo. (...) La gente que estuvo conmigo estuvo de verdad; yo nunca toqué porque tenía que cumplir un horario. De todos modos no hay necesidad de que la estrella sea el guitarrista; en los grupos de blues puede haber un saxofonista estrella, o un pianista estrella, o todos estrella.

Pelo: Porqué en tus grupos no pusiste nunca uno de esos instrumentos?
Pappo: Porque me molestan, me molesta el sonido, a mí me gusta el sonido de guitarra bajo y batería. (...) Además el piano es un instrumento para estar tranquilo y con mi música no se puede estar tranquilo."

"Pelo: Cuáles son tus expectativas y tus ambiciones como músico?
Pappo: Yo quiero poder tocar bien la guitarra.

Pelo: Estás muy lejos de eso?
Pappo: Es como si todavía no hubiera empezado."

"Pelo: Podés definir la línea compositiva de Aeroblus?
Pappo: Es lo que viene después del rock cuadrado. En la música hay varias categorías, que empiezan por el blues, el que se cansa de hacer blues, pasa al rock; el que se cansa de hacer rock pasa al progresivo; el que se cansa del progresivo pasa a la música elaborada; el que se cansa de la música elaborada pasa a la música electrónica: y el que se cansa de la música electrónica se vuelve loco. Este proceso también puede suceder al revés. Cuando nos juntamos con Junior y Alejandro, decidimos marcar cuatro y tocar lo que saliera de ahí, y salió el disco. Pappo's Blues es tres o cuatro tonos y fuerza, polenta, garra y un desafío para ver quién tiene más calentura. Aeroblus, en cambio, es más musical y nos dedicamos más a la música."

Pelo: ¿Qué, opinás acerca del actual panorama musical argentino?
Pappo: Creo que está muy electrificado, hay mucha competencia; aquí cada uno está por su lado, todos están muy separados. En Inglaterra la cosa se plantea muy distinta de acá; allá todos nacen con el rock and roll en la mente, porque es la tierra del rock and roll.

Pelo: ¿Entonces aquí nunca habrá rock, porque no es la tierra del rock?
Pappo: No, no es eso, porque yo estoy haciendo rock and roll; lo que no existe en Argentina es el movimiento en sí.

Pelo: ¿Y vos pensás que puede llegar a existir?
Pappo: Sí, dentro de 100 años.


Revista Mordisco
(Marzo 1977)

Mordisco: ¿Qué pasó en el recital del Premier?
Pappo: Fue una prueba para nosotros. Con Alejandro estuvimos en Brasil dos meses para tratar de encontrar un baterista... y lo encontramos. El grupo todavía se está elaborando pero quisimos sacudirnos con una prueba de fuego.

¿No fue un poco apresurada la presentación?
Castello: Para un grupo estar mucho tiempo sin tocar es imposible porque tiene necesidades materiales, tenemos que comer, que vivir y al mismo tiempo estar tocando.

¿Pero los dejó satisfechos el recital?
Castello: Realmente a nosotros no nos gustó para nada el recital, porque como grupo lo que queremos es dar una buena diversión, una buena música, entonces no nos interesa que arriba del escenario suene más o menos bien y que la gente se cope; si en realidad nosotros sabemos que no fue lo que pudimos haber dado, es común que en más de un recital malo, la gente te diga uh, que bien que fue, que bien que sonó; pero en realidad podías haberles dado mucho más, haber dejado a la gente mucho más contenta.

Mordisco: ¿A qué atribuyen el poco público?
Pappo: la organización fue deplorable, los carteles salieron dos días antes y no decían los horarios ni nada.

Castello: Yo creo que hubo algo así como, vamos a explotar bien el filo, rápidamente, cosechar todo de una sola vez. Estas cosas habría que hacerlas bien, pero ni siquiera existió un grupo de trabajo para organizar el recital, tanto que nos decimos que todo lo estamos haciendo de nuevo. Lo adecuado hubiera sido una producción primero en las playas hacer recitales más chicos y después venir acá, habiendo ajustado el sonido y la escenografía. Pero en cuanto al trabajo musical del trío entiendo que estuvo bien hecho; ahora si el rendimiento fue bajo, parte de la culpa la tenemos nosotros, ciertamente, yo asumo mi culpa como seguramente Pappo asume la suya, pero existen muchos otros ingredientes que vienen de la mano, no hay equipos, no hay productor, no hay plomos, no hay nada, nosotros no tenemos nada entonces nosotros tenemos que hacerlo todo, de plomos, de productores, de técnicos de sonido, de músicos, de iluminadores, de escenografistas, claro que a la hora de las críticas los que asumen el riesgo son los músicos y cuando éstas son imparciales, perfecto, pero si son destructivas desgastan mucho y esto no es solo un problema de Aeroblus sino de todos los grupos de rock and roll.
Pappo: Yo a decir verdad me tuve que ir de acá porque estaba cansado, había grabado mucho y hecho muchas cosas, me sentía como gastado de tantas habladurías, entonces me fui y aprendí mucho. Pappo era un rótulo con el que me tenían agarrado.
A veces se olvidan que un nombre lo lleva un hombre y un hombre tiene muchos altibajos por eso creo que sólo se puede ver lo que está haciendo en ese momento sin pasado ni futuro.

¿Sentís que el rótulo continúa?
Pappo: Sí, estamos rotulados, cuando llegamos a un lugar todos se ponen nerviosos, ahí empiezan a insultar de una manera muy ... Castello: . . . sutil (risas).
Pappo: muy como de segunda sutil, muy como de preguntarme, che ¿y acá que quieren? , y a veces llegan a ponerme nervioso; yo no hago nada, yo entro tranquilísimo, ¿viste?, y me vienen a decir, ¿para que viniste? , cuadrado de mierda... que soy un cuadrado.
Castello: No sé que tienen con nosotros, en muchas partes la gente nos verduguea, no sólo en la vida musical sino también en la vida emocional. Pero ahí estamos, juntos, porque tenemos algo que decir como músicos aunque como seres humanos estemos pasando bastantes bajones.
Pappo: A veces la gente tiene falta de personalidad, pero Aeroblus sigue, acá, en Brasil, en Venezuela o donde sea. Antes de encontrarnos pensaba volver a Inglaterra pero ahora estamos decidiendo juntos. Todo lo que hayan dicho puedan decir profundamente a mi no me importa, porque yo sigo tocando, los que hablan no pueden tocar. Todo esto se deshumanizó mucho, antes no había que pasar tantas barreras, para hacer música. Cuando empezó el rock la gente hacía lo que realmente sentía, no se guiaba por ningún estúpido que decía yo soy el rey; pero ahora está todo muy idiotizado.
Castello: Sí, se ha creado toda una farsa; se han creado mitos que no tienen nada que ver. Lo único importante es la música.
Pappo: Claro el fenómeno ya está en el aire y es entonces que lo puede agarrar cualquiera. Creo que hay que seguir encontrando la orientación, lo que es verdad y lo que es mentira para que nadie se deje engañar.

¿Y vos Castello con que grupos habías tocado en Brasil?
Castello: Con casi todos los grupos de importancia del rock and roll de allí. Pero cuando me vino a buscar Medina yo recién había regresado de Estados Unidos. Me propuso hacer este grupo e inmediatamente empezamos a ensayar. Yo ya lo conocía a Medina y me había gustado mucho lo que hacía.

¿Cómo se prepara el nuevo Aeroblus?
Pappo: Estamos ensayando unas 5 horas por día, buscando sala para presentamos a fines de marzo o principios de abril. Queremos preparar algo muy fuerte. Lo vamos a hacer más allá de todas esas cosas arruinadas por los que ni siquiera saben para donde corre el viento ni para donde corren ellos. Los músicos ya descubrimos las pocas cosas que nos importan y estamos tranquilos porque sabemos dar.

"Historias del Rock de Acá"
de Ezequiel Abalos, Editorial AC. (1995).

"Entre el 73' y el 74' empezó a politizarse mucho la Argentina con los militares, los peronistas, la vuelta de Peron, entonces en el 74' decidí irme a Brasil. Antes de tomarme el avión que me llevaba en ese momento a Río de Janeiro, grabé un tema para "La Biblia" que hizo "La Pesada..." con el ensamble musical. De Rio me fui a Buzios, donde ya estaba Gabis (Claudio), que me prestó un chalet donde vivía. Ahí me quede zapando hasta que a fines del 76' me encontré con Pappo, lo llevé a San Pablo y armamos "Aeroblus" con Junior Castello, un músico Brasilero amigo mío que tocaba conmigo en Buzios.

En enero del 77' nos presentamos en Buenos Aires en un teatro de la calle Corrientes pero evidentemente los productores que teniamos no eran muy expertos en el tema. Inmediatamente de eso grabamos el Long Play pero en esa epoca no había una tecnología infernal, no había masterización ni nada, así que de la cinta mezclada, se editó el disco. En esa epoca estaba de moda la música blanda y los productores decian que la música pesada no iba. AC/DC estaba rompiendo en todo el mundo menos acá, acá estaba de moda otra música, por eso era jodido, no por la situación política porque siempre hubo tiros en este pais siempre hubo revoluciones..." 


Tributo a Aeroblus (Mayo 2010)

Por: Nicolás Igarzábal Especial para el Suplemento Sí!

"Tocamos a una velocidad espérmica". De El Bordo escuché su versión de 'Una casa con diez pinos', muy linda. Suenan bárbaro (Medina) Son una muy buena banda (Chizzo).. Sin dudas, el Tano es un guitarrista espectacular, con la virtud de haber creado un estilo (Medina). Es un verdadero maestro (Chizzo).

Me preguntas por ké / en el cielo sólo nubes ves". La letra de Nada estoy sabiendo cuelga en una de las paredes de la sala de ensayo, en la casa de Alejandro Medina, en Morón. Están los 10 temas de Aeroblus escritos a mano con letra bien grande. "¿Vamos con ésa?", se entusiasma el bajista cuando le tocan la intro de guitarra de Completamente nervioso. Chizzo la canta relojeando las cartulinas y su timbre de voz calza perfecto con la canción (podría pasar como una de Truenotierra). Después Medina entona Tema solísimo y también se luce. A sus espaldas está pegada una tapa del Sí! con la cara impresa de Pappo, un homenaje de 2005, a pocos días de su muerte. Y no quedan dudas: el Carpo está bendiciendo la ceremonia cual santo rockero.

El 28 de mayo, en el Teatro de Flores, Medina, Nápoli y el baterista Rolando Castello Jr. van a recrear el primer y único disco de Aeroblus, grabado allá por 1977, cuando Pappo volvía de Inglaterra más heavy que nunca (¡venía de zapar con Motörhead!). "Era una época muy pesada, ya estaba Videla. Había mucha música tranquila, estaba de moda PorSuiGieco y nosotros no encajábamos", recuerda Medina. Pero este año, tres décadas después, apareció una suerte de revancha: "Una noche me llamó Rolando y me dijo que iba a venir unos días a Buenos Aires y yo le respondí que teníamos que armar algo acá". Y enseguida pensó en el cantante de La Renga: "Chizzo tiene magia y tiene fuego. Es un guitarrista con mucho sentimiento".

¿Ya habían compartido algún escenario?

-Sí, una vuelta que hice un homenaje a mis grupos en Hangar. Vino Pappo, La Renga, Willy Quiroga, Pinchevsky, Ricardo Tapia.

¿Qué lugar ocupa Aeroblus en tu vida?

-Siempre toqué temas de Aeroblus con mi banda (Medinight Band). Lo mantuve vivo porque lo amo. Es una música maravillosa, un disco increíble. Con Pappo nos conocíamos desde chicos, siempre andábamos juntos y vivimos muchas aventuras. Fue como un maestro para mí.

¿Qué expectativas tenés?

-Todas. Sonamos muy bien, tocamos a una velocidad espérmica (sic). ¿Viste la velocidad que tienen los espermatozoides? Aparte tocando Aeroblus, el Carpo está ahí, siento su magia. Después vamos a incluir temas de Manal y de La Pesada también.

El que toma la posta ahora es Chizzo. O sea, donde antes había un Napolitano, ahora hay un Nápoli. Empieza devolviendo gentilezas: "Medina es todo un prócer del rock nacional y es un bajista excelente. Siempre me copó Manal y Pappo's Blues, los escuchaba de pibe". Y agrega: "Está buenísima la movida de Ale porque va a ser un encuentro de generaciones. Aeroblus es una masa, ese álbum siempre me gustó. Es un disco de cátedra de rock, una obra maestra. Se merece este tributo".

¿Cómo tomaste la invitación al proyecto?

-Fue un shock total, una locura. Ale vino un día a buscarme a nuestra sala de Ezeiza y me contó que iba a venir el baterista de Brasil, que estaba la oportunidad de hacer Aeroblus. Me sedujo la idea, meterme dentro de otro mambo que me sacude. Me embarqué y fue un flash.

¿Vas a cantar los temas vos o Alejandro?

-Algunos él y algunos yo.

¿Cómo te sentís en ese rol?

-Bien, bárbaro, qué sé yo. Con La Renga somos mucho de zapar este tipo de temas. Acá era cuestión de aprenderse todo el disco lo mejor posible. Hacía mucho que no lo escuchaba. Interpretar esa obra me sacó un poco de lo que estaba haciendo, del nuevo disco de La Renga.

¿En qué etapa están? ¿Se puede adelantar algo?

-Estamos trabajando los temas, algunos ya están grabados y otros están saliendo. Estamos en plena cocina. Ojalá salga este año.

Chizzo se escabulle en la sala, cuelga la campera de cuero y se pone a afinar la guitarra. Claudio Rodríguez (invitado) lo ayuda con los arreglos de viola. Javier Boleda está reemplazando a Castello Jr. hasta que llegue de Brasil. Son cuatro en la habitación. Se prenden los amplificadores, Medina hace una seña a los músicos y, otra vez, como hace 33 años, vuelve a tronar ese grito de batalla: "Aerobluuus/ ¡Vamos a buscar la luuuz!".

Aeroblus


Crónica Tributo Aeroblus 2010
Buenos Aires, 28 de Mayo de 2010, El Teatro de Flores

El viernes 28 de Mayo a las 20.30hs y en la fila de la calle mientras se esperaba que se abran las puertas para ingresar, se escuchaban charlas entre chicos muy jóvenes que decían “Aeroblus era una banda que tenía Pappo en los 70s y sonaba de puta madre”...” “uh.. que groso”. Antes de sacar apresuradas conclusiones hay que destacar que lo interesante y meritorio de este show tributo fue que muchos chicos y varias generaciones se hicieron presente para disfrutar de un mismo espectáculo; y este fenómeno musical no se disfruta todos los dias.

Se abrieron las puertas del Teatro de Flores para dar ingreso a los afortunados que, con entrada en mano, iban ingresando con gran expectativa a este evento único colmando la capacidad máxima de 1800 personas. Riff sonó a todo volumen antes que el show inicie durante una hora y media, mientras las remeras de Pappo, Riff y La renga se confundían entre el público llegando a pensar en muchos momentos que estaba en el recital equivocado... Los seguidores de La Renga, que se habían acercado al teatro para disfrutar ese encuentro cercano,”no pudieron evitar los cánticos “Pan y vino, el que no grita La Renga para que carajo vino””(…) Recordemos que La Renga ya no hace presentaciones en recintos de poca capacidad sino en estadios, es por esta razón el entusiasmo de sus fans.

A las 22hs puntual se abría el telón del ex Teatro Fenix y la apertura del show fue con “Vamos a buscar la luz”. A partir de ese instante la gente estalló en un estado de plenitud total. “Ole ole ole… Pappo… Pappoo!” fue la hermosa constante que el público devolvía a cada riff demoledor; lo que hacía al espectáculo más emocionante todavía. Como bien dijo Alejandro Medina, “el espíritu de Pappo está en todos lados y en cada uno de nosotros. Así fue como “Completamente Nervioso”, “Tema solísimo”, “Arboles difusores”, “Vendríamos a buscar”, “Aire en movimiento”, “Vine cruzando el mar”, “Nada estoy sabiendo”, “Sofisticuatro” y “Buen tiempo” completaron la obra. El Chizzo resolvió cada solo de guitarra de manera brillante apoyándose en el Wha-Wha. Entregó como siempre su lado salvaje dejando en claro que, como previamente había declarado Medina, era él ó él quien tenía que estar en este tributo.

Respecto al sonido, fue realmente impecable. Castello Junior tocó con una potencia que parecía que no hubieran pasado más de 30 años. Hasta para tocar en este recital estuvo comprando unos tambores de la línea ZZ .El baterista carioca en más de una oportunidad se acercá hasta el público para agradecer por semejante acto de amor y reconocimiento del joven público para con él. Alejandro Medina -como es de acostumbrarnos- fue una aplanadora con su entrega vocal y en el bajo montó una muralla junto a Castello Jr para que las guitarras gocen de alto vuelo. Loló Medina no se quedó afuera de este gran show e interpretó y coreó al frente da la banda varias canciones con mucha actitud rockera. De la partida no quedó afuera del set ni un tema del disco que fue editado en Mayo de 1977 y que estaba cumpliendo nada más ni nada menos que 33 años. Lo más cercano que habíamos tenido de Aeroblus fue allá por el  2007 una reedición en CD conmemorativo de los 30 años.

La formación elegida para este gran y merecido tributo fue: Alejandro Medina (bajo, voz), Rolando Castello Junior (batería), ambos miembros originales de Aeroblus. Chizzo” Napoli (voz y guitarra) y Claudio Rodríguez (guitarra y 2da voz) al que se sumaría Javier Boleda (batería) para hacer 3 canciones de “Medinight Band”: Cosmos, Gringos y Comprender. Fueron entre otros de la partida, grandes músicos invitados y amigos como Arito Rodríguez (Viticus, La Percanta), El Tete y El Tanque (La Renga) que cuando comenzó “Panic Show” se desató una locura generalizada y los seguidores de la Renga así tuvieron su fiesta aparte. Acercándose al final todos los músicos que habían participado (y con dos baterías en escena a la vez) empezaron a sonar aquellos clásicos del rock nacional, lo que fue más que un regalo para toda la juventud que se había acercado al Teatro de Flores. “Salgan al Sol”, “Tontos” de Billy Bond y La Pesada del Rock n´ Roll sonaron en gran zapada.

Alejando Medina post show, un grande... Rolando Castello Junior... una bestia en los parches. La última canción volvió a hacer vibrar a todos, claro… “Vamos a buscar la luz” abrió y cerró una noche increíble. El final fue tan emocionante como inesperado, Alejandro Medina frente a 1800 almas extasiadas interpretó a capela “Desconfio” acompañado de esas miles de gargantas que llenaron todo espacio de música, amor y rock.

Después del show le preguntamos a Medina si se iba a repetir algo así para el resto de la gente que no pudo acceder y el interrogante queda abierto. Cada uno de los músicos esta con sus proyectos; Alejandro Medina con la “Medinight Band”(que pronto estará presentado su nuevo CD) y que va a ser nombrado Ciudadano Ilustre de la Ciudad de Mar del Plata; Rolando Castello Junior (actuamente con Patrulha do Espaco) aprovechó la invitación ya que en Mayo iba a estar de vacaciones en la Argentina y el Chizzo siempre firme con La Renga. Dependerá de las productoras, dependerá del destino. La fiesta fue completa y el Carpo estuvo en cada uno de los presentes. Fue rock señores.

Adrián Arellano
33RPM


Mantener el rock
RecorPlay · Entrevista: Roque Di Pietro

Rolando Junior Castelo
Una leyenda en los parches del rock pesado brasileño metido, de la mano de Pappo, en la historia del rock argentino. Aquí cuenta la historia de Aeroblus y sus días con el líder de Os Mutantes Arnaldo Baptista en el grupo Patrulha do Espaço.

¿Cómo fue que conociste a Alejandro Medina y a Pappo?
La historia empieza hacia 1973. Antes de conocerlos personalmente supe de ellos porque mi hermana en un viaje a Baires me trajo un disco de La Pesada, ahí conocí a Pappo y Medina, me había encantado el tema “La maldita máquina de matar” y los solos de Pappo. Después una amiga me prestó el Pappo’s Blues 3, que tiene “Sucio y desprolijo”, este disco me voló la cabeza, las baterías de Pomo, el sonido del disco, y, claro, los soberbios solos de Norberto. Un par de años después yo estaba de gira por Río de Janeiro y a través de una aminga conocí a Alejandro Medina que de casualidad estaba también en Río. Después de un tiempo volví a ver a Medina en São Pablo, donde él trataba de montar un grupo y otro día lo volví a ver tocando en un festival llamado Banana Progresivva con un trío de nombre Montaña. En 1976 me fui a vivir unos meses a Estados Unidos. De regreso, un día tocan el timbre de mi departamento en São Pablo. Era Medina, lo dejé subir. Me saluda y me dice que estaba con Pappo en una finca a unos kilómetros de São Pablo y quería que yo fuera a hacer música con ellos. La oferta me pareció de mentira, jamás imaginaría a Pappo en Brasil y mucho menos en una finca del interior del estado, pensé que a lo mejor Alejandro estaba en ácido y deliraba. Pero para mi suerte, era verdad. Al día siguiente fuimos a encontrarnos con Pappo. El lugar donde estaba Pappo se puede ver en la foto de contratapa del vinilo de Aeroblus. Por esa epóca yo tenía un auto rojo, un Maverick V8 con motor canadiense, así que cuando llegamos lo primero que me dijo Pappo fue: “¿Puedo ver el motor del coche?” Con esa pregunta empezó mi amistad con Pappo.

En 1977, el mismo año de Aeroblus, vos creaste Patrulha do Espaço junto Arnaldo Baptista. ¿Patrulha es anterior o posterior a Aeroblus?
Es posterior, los mas chistoso es que el estreno de Patrulha se dio en el 1er. Festival Latinoamericano de Rock, junto a Crucis, Gieco y Nito y Los Desconocidos, viajamos e hicimos cuatro recitales por Brasil, o sea, el rock argentino me persigue.

Aquí y en varias partes del mundo Arnaldo es considerado un genio de la música. ¿Cuál es tu opinión sobre Arnaldo Baptista?
En mi carrera tuve el gran privilegio de tocar con tres tipos que eran mis ídolos, y que jamás imaginé que un día llegaría a tocar con ellos: Alejandro Lora (de El Tri) en México, Pappo en Argentina y Arnaldo Baptista en Brasil. Ya dijiste todo en tu pergunta, Arnaldo era un genio, excelente compositor, pianista y cantante, pero a algunos genios les toca la contrapartida de los problemas inherentes a la genialidad y Arnaldo los tenía en cantidad. Aun así fue una época buenísima de creación musical.

Volviste a tocar con Pappo en Patrulha 85 un EP de 5 temas. ¿Cuál es la historia de esa grabación?
Pappo estaba en Río de Janeiro, con la promesa de un productor de colocarlo a tocar en el Rock in Rio. Pero como suele acontecer con los productores todo no pasaba de una pavada, por lo tanto lo fui a buscar en Río para que se quedara conmigo en mi casa en São Paulo. Empezamos a soñar en hacer un grupo, pero no se dio y el camino natural fue tocar con Patrulha que ya estaba establecida. Empezamos a ensayar y componer temas en mi casa. Cuando tuvimos tres temas llamé a la grabadora Baratos Afins (el primer sello de rock independiente en Brasil) y solicité horario en un estudio de grabación para grabar el material ya existente. El cuarto tema, “Dios devorador”, lo compusimos en el baño del estudio y lo grabamos a la última hora de la sesion. Después se fue Pappo y nosotros terminamos las melodías y letras y mezclamos el álbum. Cuando salió el disco Pappo ya no estaba en Brasil y Patrulha estaba parada. Yo me fui a tocar con grupo llamado Inox, entonces el disco no tuvo siquiera un recital de lanzamiento. Volvimos a tocar con la banda y como seis años después tocamos temas como “Ojo animal” y “Robot” que hasta hoy son hits del grupo.


Aeroblus encontró la luz
Una fecha histórica, única y emocionante

Buenos Aires, 28 de Mayo de 2010, El Teatro de Flores

Finalmente el power trío con el que Pappo grabara un único disco en mayo de 1977 tuvo su merecido y más que emotivo tributo. Un auténtico rescate emotivo en una noche única e irrepetible donde el espíritu del Carpo se paseó por un repleto Teatro de Flores que se extasió con la banda, los invitados y hasta con La Renga misma como frutilla del postre.

En mayo de 1977 un joven y más que desfachatado Pappo grabó con otros similares Alejandro Medina en bajo y el brasileño Rolando Castello Junior en batería, un único disco que a la postre, los que saben, tocan y disfrutan escuchando colocarían en un sitial de privilegio en esto que es el rock nacional.

Otra noche, también de mayo pero de 2010, los sobrevivientes más el aporte vocal y violero del Chizzo de La Renga lo sacaron del arcón de los recuerdos, afinaron y acertaron.

Entonces a las 22 en punto de un viernes 28 de mayo, que bien podría figurar en la remera que el cronista porta mientras redacta, omisión que de todos modos perdona, se corporizó el demorado “Tributo a Aeroblus” y que mejor que abrir con “Aeroblus” el de “vamos a buscar la luz” y el del 'oh oh oh' como aguante de ese gran estribillo. Y que mejor que tras la emoción inicial del saludo de un aún más ancho por la felicidad, emoción – perdonen la reiteración pero es ineludible la mención- Alejandro Medina se sucedan 'Solísimo', 'Complatamente Nervioso' ante un Teatro repleto y completamente excitado, 'Arboles difusores', 'Vine buscando el mar y ' Aire en movimiento'.

Y si Napolitano No, Napoli Si. Porque más que un mero juego de palabras a falta de Pappo Napolitano y su impronta inconmensurable e inigualable, bien vale un Chizzo Napoli que convocó a cientos con su sola presencia. Ni hablar de su destreza guitarrística que está fuera de discusión. Tampoco de su garganta, esa que genera tantas emociones, algunos rechazos y no pocas incertidumbres.

Como sea al “No murió no murió Pappo no murió”, el ránking del cántico se lo disputó el incomprensible para la ocasión “El que no grita La Renga para que carajo vino”. Grito arenga a La Renga que finalmente tendría su recompensa.

Y musicalmente la intensidad siguió increscendo con el set 'Medinight' donde el bajista y su banda hicieron sus temas con una fuerza y calidad digna de lo próceres que son en la materia. Momentos donde comenzaron a subir los amigos, violeros y demases de los que debo el nombre y una señora cantante que enfundada en riguroso cuero negro paseaba su gatuna y veterana humanidad simulando similares coreos.

Momentos donde la intensidad de arriba replicaba abajo. Donde los fanáticos de otrora, se mezclaban, fundían y confundían con “los mismos de siempre”, los seguidores de La Renga convocados por su líder aunque también por el aura de un Pappo, mencionado, alabado y coreado.

Seguidores estos que tras una ristra de temas poderosos y magníficamente ejecutados tendrían su recompensa, lo que también fueron a buscar. Y que mejor premio que tener ahí enfrente, ahí cerca, al alcance, al Tete en bajo y al Tanque en batería. A la banda de estadios, a la que toca tan poco y siguen tantos, con una reverencia y devoción digna de las huestes ricoteras.

¿La Renga en vivo en el Teatro de Flores? Ok, Panic Show lo confirma. ¡La Renga en vivo en el Teatro de Flores! Un Teatro entonces que seguramente no habría resistido una prueba sismográfica ya que el pogo, la algarabía, la felicidad, la locura que se desató quedará en la historia misma del rock y del reducto.

'Salgan al sol' y 'Tontos' de Billy Bond y la Pesada, 'Para que nos sirven' y previamente 'Cosmos', 'Gringos' y 'Comprender' coronaron de gloria una velada que a los que efectivamente asistieron se multiplicaran en miles con el paso del tiempo.

Ese mismo tiempo que acaba, comienza y también salda deudas. O acorta distancias en un santiamén aunque en el medio haya 33 años al que su paso le habrá sumado arrugas, canas o panza pero no le quitó ni fuerza tampoco virtuosismo y mucho menos magia.

Y como a veces principio y final van o vienen de la mano, Alejandro Medina lo justificó una hora y cuarenta y cinco después al regalarle a esas almas en llamas, sudadas, extasiadas y anarcotizadas la despedida, el no hay más, el basta ¿por hoy? con “Aeroblus”.

Y fue “Aerobluuuuuuus Aerobluuuuuuus” y otra vez el 'oh oh oh, oh' y otra vez el “Vamos a buscar la luz”.

A las 23.45, Misión Cumplida. Porque si a todo le sumamos la versión a capella de "Desconfío" con la voz de Medina multiplicada por la concurrencia y su "me sentí mejor, pero aquí estoy tan sólo en la vida que mejor me voy", al estribillo sólo hacía falta cantarlo, sólo cantarlo, porque todos, todas, los presentes y hasta el mismísimo Pappo ya la habíamos encontrado.

Y el último que deje la luz prendida. Y para siempre.

Por Sergio Corpacci

Rolando Castello Junior
Diario Clarín. Buenos Aires, 8 de Enero de 1977

“Detrás del arsenal de la bateria Rolando Castello Júnior, pulsa sus golpes sin piedad.”

       
     
       
     
       
     
       
     
       
     
       
     
       
       
www.000webhost.com